¿Por dónde empezamos a construir la igualdad de género?

Política

En Nicaragua se requiere un mayor debate sobre igualdad de género y Derechos Humanos des las mujeres. Imagen de Mathieu-Etienne Gagnon/Oxfam, tomada de Flickr.

Especialistas advierten que los roles que asumimos desde nuestro propio hogar, determinarán nuestra suerte de cara al resto de la sociedad

Por Heydi Ortega* | Feb 19, 2015

¿Por dónde comienza la igualdad de género? En una sociedad como la nicaragüense, que a gritos reclama una seria reflexión sobre cómo mujeres y hombres son tratados por los sistemas político, de justicia, el educativo, el mercado laboral y las instituciones religiosas, debe existir alguna pista sobre por dónde iniciar la búsqueda para comprender tanta disparidad.

Lo curioso, sin embargo, es que la respuesta resulta cotidiana.

“En mi casa, mi madre y yo nos tenemos que encargar de los quehaceres del hogar, pues mi padre y hermano, no levantan ni el plato en que comen”, compartió Tania Maltez, estudiante de Comunicación Social en la Universidad Centroamericana.

Esa imagen, que a diario se repite en miles de hogares en el país, puede ser esa pequeña pista que conduzca a la comprensión del fenómeno complejo, agresivo y violento, que ha condenado a las mujeres a sufrir serios estragos por el simple hecho de ser, justamente, mujeres.

Los cuestionamientos a los roles sociales y el análisis de los comportamientos que a cada ser humano se le imponen en dependencia de su sexo biológico es a lo que se llama Perspectiva de Género, según Haydée Granados, docente, socióloga y especialista en Historia y Género.

Esta área de las Ciencias Sociales pretende generar una transformación democrática e igualitaria entre hombres y mujeres, deconstruyendo los estereotipos creados por la sociedad a lo largo de la historia, donde el sexo biológico determina las mandatos, actitudes, pensamientos y las relaciones de poder entre los seres humanos, comenta Granados, profesora en la UCA.

Feminismo no pretende someter a los hombres

En Nicaragua, el término de Perspectiva de Género, es aún desconocido para muchos, sin embargo, existen diversas organizaciones y movimientos sociales  que pretenden educar y concienciar a la población sobre la importancia de la igualdad entre cada individuo.

Los movimientos de mujeres tienen como punto de partida la defensa de sus derechos y la solución de ciertos problemas inmediatos, al igual que los movimientos feministas, pero el radio de acción de estos, es mucho más amplio pues pretende llegar hasta las estructuras del Estado y las leyes, para promover e impulsar dichos derechos, expresó Granados.

La desinformación sobre el Feminismo es el principal causante de que en Nicaragua se tenga una mala imagen de esta corriente, porque se tiende a creer que busca la superioridad de la mujer sobre el hombre y realmente no es así, indicó a su vez Ivette Murillo, comunicadora, activista social y especialista en Género. Murillo trabaja en la fundación con enfoque feminista, Puntos de Encuentro.

Grupos de poder se resisten a cuestionar lo “normal”

La sociedad nicaragüense tiene una percepción negativa de los movimientos feministas y esto es un problema sociocultural, porque el machismo está demasiado arraigado en el país; es por ello que son perseguidos como una amenaza para el orden actual existente, comentó Haydee Granados.

Según ella, los grupos conservadores fundamentalista se resisten a los análisis y a los cambios que promueve la Perspectiva de Género, porque ven como “natural” el orden social que por años se ha establecido.

Por su parte, Murillo aseguró que es necesario cuestionar lo que la sociedad ha establecido como “normal”, así como la desigualdad de poder entre hombre-mujer.

La resistencia al cambio por parte de los grupos dominantes de poder, crea diversas acciones para contraponerse a los análisis y formular mitos de que las mujeres buscamos superioridad ante hombres, sostuvo.  

En ese sentido, señaló que uno de los grandes aportes de feminismo, fue la creación de una corriente de equidad, que parte desde la Perspectiva de Género y analiza las condiciones en las que se  enseña a ser hombre y a ser mujeres, la cual demostró que también los hombres son víctimas del sistema patriarcal, esa estructura social en la que diversos factores se entrelazan y refuerzan mutuamente para hacer posibles las actitudes y conductas machistas.

El respeto es un Derecho Humano

Para la profesora Granados, no cabe duda: el respeto es un Derecho Humano, independientemente de los roles establecidos por la sociedad.

Una educación bajo la Perspectiva de Género debe comenzar desde el hogar, por lo cual, se necesitan actividades que abarquen diferentes espacios, pues el cambio será generado por nosotros mismos.

En las familias se debe tener conciencia que los esposos no ayudan en las tareas domésticas ni al cuido de los hijos, lo cual debería ser una corresponsabilidad; de la misma manera los hijos y las hijas deben reconocer que todos forman parte del desarrollo del hogar.

“Si sos parte de una familia, sos parte de un colectivo y dentro de ese colectivo las obligaciones, responsabilidad y también los privilegios deben ser distribuidos equitativamente”, sostuvo Granados.

En casa de Walter Mendoza, también estudiante universitario, los roles funcionan de un modo más equilibrado.

“Mis padres asumen la responsabilidad económica del hogar, pero también participan en la realización de los quehaceres por igual. Así nos han criado a mis hermanas y a mí, a trabajar por igual sin roles determinados”, comentó.

Este podría ser un buen punto de partida.

 

*Heydi Ortega es estudiante del tercer año de Comunicación Social de la UCA

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni