Monólogo de la juventud nicaragüense en el siglo XXI

Por Heydi Ortega | Feb 04, 15

Cada año trae consigo nuevos cambios. Estamos claros de eso. Pero los cambios no son tan visibles hasta que han pasado mucho, muchos años. Y no hablo de la vida privada sino de la sociedad.

Nuestros abuelos y nuestros padres incansablemente nos repiten “en mis tiempos” aquí, “en mis tiempos” allá todo es relacionado a sus tiempos, aunque eso moleste a la actual juventud. Hasta cierto punto tienen razón. En sus tiempos los jóvenes eran más dedicados a los estudios, no obstante a los impedimentos de una educación pública en los 50´s y 60´s y enfocados en los aspectos socio-políticos de la nación y la cultura.

Hay que recordar que los tiempos de los cuales hablan estuvieron marcados por dictaduras, guerras e intervenciones, por ello, el orgullo patriótico y la efervescencia de la juventud los encaminaron a buscar una solución al caos que vivía el país. Músicos, revolucionarios, poetas, artistas, maestros, periodistas y un sin número de hombres y mujeres determinadas/os fueron el resultado de las luchas y son quienes ahora nos dicen que mal gastamos nuestras energías en cosas insignificantes.

Ciertamente, en la actualidad la mayor parte de la juventud se preocupa por cualquier cosa menos por la sociedad, el país y la cultura. ¿Cuándo empezó este cambio? Empezó cuando los jóvenes decidimos crear una barrera ante el “en mis tiempos” de nuestros antecesores, desde que los estudios más que una oportunidad nos parecieron un castigo, desde que consideramos la lectura una pérdida de tiempo y desde que la música extranjera vino a presentarnos el amor en el sexo casual, los vicios o cualquier otra cosa sin sentido alguno.

Claro, cómo pretenden que seamos proactivos y dedicados si la realidad de nuestra sociedad nos tiene sin cuidado. Habrán muchos jóvenes que no concuerden conmigo, porque recordarán las veces que hicieron una acto heroico por la patria o el amor, escribir un “estado” en Facebook, un “tweet” en twitter , compartir una imagen o canción con alguna frase de los grandes revolucionarios, escritores, poetas o músicos que han escuchado de boca de sus padres, por ejemplo.

Sí. Nos creemos socialmente proactivos porque hemos decidido escuchar las canciones de los Mejía Godoy para entender la historia de las cuales nos hablan, los textos de historia nos parecen aburridos –la música es una salida fácil–, hemos decidido hablar de Rubén Darío porque en Nicaragua, prácticamente lo veneran y no queremos parecer ignorantes aunque no conozcamos más de cinco de sus escritos. Por supuesto no podemos dejar de odiar a la dictadura Somocista, aunque ni siquiera conozcamos el orden de gobierno de los Somozas.

Obviar el contexto mundial sería un desastre, por eso somos fieles fanáticos de los Beatles, los Rollings Stones, Guns´s and Roses, Nirvana, Pin Floyd, Fito Páez, Mercedes Sosa, Bob Marley, por supuesto Silvio Rodríguez y el Che, sosteniendo fielmente que es cubano.  Los grandes representantes de la literatura no pueden quedar fuera. Amamos los escritos de Gabriel García Márquez y Mario Benedetti, aunque no distingamos quién es quién. Sí, los amamos, son lo más “in”.

Damos lo más que podemos. No nos exijan mucho. Hacemos revolución, poesía y música desde los monitores de nuestras computadoras, en las pistas de las discotecas y expresamos lo que sentimos en las “selfies”. Ignoramos la realidad y por ello le echamos la culpa a todos, al gobierno por ejemplo, menos a nosotros mismos.

Entiendan, mientras no tengamos gana alguna de ser alguien: nuestro tiempo se regirá por la indiferencia y lo “in”.

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni