NO, a los "viejos"

Por Marling Zúniga | Mar 02, 15

Social

Llegar a los cuarenta y conseguir un empleo, en la actualidad, es casi utópico. Las políticas de contratación de las empresas se vuelven cada vez más extremistas y discriminatorias.

Es como si la gente mayor de 35 años ya no tuviese las mismas capacidades que los más jóvenes. Es incluso absurdo, decirle a alguien que no, porque ya no está en la edad que la empresa busca.

Los cuarenta para algunos puede ser una gran época, pues es probable que hayan cumplido sus metas, tengan salud y familias felices. Pero ¿qué pasaría si por cosas del destino, ya no tienen empleo y les toca salir en busca de uno? Se encuentran con una gran barrera: “la edad”.

Hace algunos días platicaba con una señora de unos 40 años de edad, y me comentó lo triste que se sentía, porque había aplicado para una vacante en una de las compañías telefónicas de este país y cumplía con todos los requisitos. Una semana después de haber enviado su currículum, le llegó un correo por parte del departamento de Recursos Humanos de la empresa, en el cual se le informaba que su currículum era  excelente y que contaba con todas las capacidades y aptitudes que requerían. Pero que había un problema: si fuera cinco años menor, habría sido perfecta, pero debido a sus políticas para la contratación de personal, no podían admitirla. El correo cerraba con un amable “buen día”.

¿A alguien le parece justo que las empresas discriminen de esa forma y nadie les diga nada?

Si revisan la sección de clasificados del periódico, donde aparecen las plazas de trabajos disponibles, enumeren cuántas no indican qué edad debe tener la persona para poder aplicar al puesto. Muy pocas. En cambio, la gran mayoría de anuncios solicitan al aspirante una edad entre 18 y 25 años. En el mejor de los casos de 18 a 35.

Para una persona que logró egresar de la universidad a sus 30 años, esta situación comprometería seriamente sus posibilidades de obtener un empleo. Si a eso le sumamos que a su vez las organizaciones demandan al menos dos años de experiencia, la situación del aspirante empeora. ¿Qué ocurre con quienes se gradúan hasta los cuarenta años de edad? ¿Tendrán algún día el chance de conseguir un empleo en su campo?

La cuestión es que en nuestra sociedad, quienes ostentan el poder, hacen lo que quieren. La discriminación resulta cada vez más evidente en las empresas. Si no es por una cosa es por otra cada vez más absurda.  Que si la edad, el sexo, la religión, el partido político, etcétera. En  Nicaragua todos esos factores influyen a la hora de buscar un empleo.

La ética y los valores profesionales cada día se deterioran más. 

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni